UFC

Humberto Bandenay: “Yo salgo a acabar las peleas, no tengo miedo”

Bandenay compite en peso pluma (65,7 kg). Tiene 14 victorias y cinco derrotas. (Foto: Alonso Chero/MMA.pe)
254vistas

Humberto Bandenay (14-5) retornó a Lima hace unos días después de un intenso campamento de tres meses en Phuket, Tailandia. Este sábado en Buenos Aires, Argentina, buscará otra victoria en UFC. Su rival será el estadounidense Austin Arnett (15-5).

—Antes viajaste a entrenar a Brasil y después a Estados Unidos. ¿Por qué elegiste Tailandia esta vez?
Siempre quise conocer ese país, además de que investigué y vi que varios peleadores de UFC iban a entrenar allá. Todo salió bien, en el equipo Phuket Top Team me becaron y así fue como me enrumbé.

—Tailandia es conocida por el muay thai. ¿Tu visión era pulir esa área?
Al principio lo pensé así, pero cuando llegué me llevé la sorpresa de que el nivel de lucha y de [pelea en] piso es alto. Ves a gente de Polonia, Rusia y otros países. Todos conforman un equipazo.

—¿Y en qué crees que has mejorado más en estos tres meses de campamento?
Aprendes en todas las áreas, pero siento que en este me ha ayudado el roce con distinta gente de todo el mundo. Además, el hecho de estar concentrado solo en mi pelea. Allá solo entrenaba, comía y dormía. Tener ese enfoque es bueno.

—¿Tu entrenador en Pro Fighting Perú (PFP), Juan Manuel Dias, estuvo contigo en el campamento?
Él fue a Tailandia durante dos semanas, hace poquito, para ver cómo estaba entrenando y definir con el ‘coach’ de allá la estrategia para mi pelea. Fue a ver cómo estaba, cómo iba todo. La mayoría de veces es así, él viaja para ver esos temas.

—¿Qué has analizado hasta ahora de tu rival?
Sabemos que es un peleador completo, quizá no tiene una habilidad descollante, pero puede pelear en todas las áreas. Creo que no le incomoda pelear en ninguna. Basado en eso estamos armando la estrategia.

—Siempre que hemos conversado me has dado pronósticos para tus combates. ¿Te animas ahora?
Yo salgo a acabar las peleas, no tengo miedo. Y siempre diré lo mismo: salgo a acabar las peleas, no dejo nada para los jueces. Verán a un Humberto agresivo y yendo para adelante.

—Tengo la impresión de que en los últimos meses has adoptado un perfil más bajo en las redes sociales…
Inconscientemente, quizá. No fue adrede, ocurrió nomás y listo. Quizá porque he estado concentrado en entrenar y en descansar bien. Además, no podía publicar mucho por el cambio de hora, son 12 horas de diferencia. Nadie me respondía al toque [risas].

—En las redes sociales hay fans, pero también troles. ¿Cómo lo manejas?
Me gusta tener troles, porque significa que estás haciendo las cosas bien. Hay que tener fans y enemigos, eso alimenta el morbo; si no, pregúntale a Conor McGregor. Pero lo tomo como algo normal, me tiene sin cuidado.

—Dicen que en este deporte ganas o aprendes. En Chile te tocó perder. ¿Crees que te ha enseñado eso?
De hecho, me pasó algo que nunca había pasado, un nocaut. Es algo que nadie quiere. No hay mucho que analizar, la pelea duro poquitísimo. Yo asumo las victorias como las derrotas de la misma manera. Tengo que tener el temple para asumirlo. Si no soy capaz de hacerlo, no serviría para este negocio.

—Volviste a Lima con un par de semanas de anticipación. ¿Cuál fue el objetivo?
Básicamente para aclimatarme y no ‘matarme’. Desde Tailandia son como 30 horas en avión. Y subir haciendo dieta más el cambio horario… Se prefirió que llegara unos cuantos días antes para estar bien. Ahora no tengo que entrenar fuerte ni nada de eso, es más ver un tema técnico-táctico con mi equipo.

—¿Pelear en Argentina estuvo siempre en tus planes?
Me habían avisado para cubrir una pelea en setiembre en Brasil [Sao Paulo, UFC Fight Night 137], pero era en 70 kg y no es mi peso. Además, recién había llegado a Tailandia. Mi mánager estuvo tratando de ponerme en China [Beijing, el 24 de noviembre], porque estaba más cerca y yo quería pelear allá, pero al final se dio esta posibilidad. Lo que sí sabía era que en noviembre de todas maneras me salía una pelea.

 

*Entrevista publicada el martes 13 de noviembre en el diario El Comercio de Lima, Perú.

Leave a Response