Perú

Sergio Giglio: “Mi meta es ser mejor que yo mismo cada día”

Giglio está invicto en 11 combates profesionales. (Foto: Alonso Chero/MMA.pe)
Giglio rechazó recientemente una oferta para pelear en Bellator. (Foto: Alonso/MMA.pe)
Giglio entrena MMA desde hace casi siete años. Debutó como profesional en el 2013. (Foto: Alonso Chero/MMA.pe)
Giglio protagonizará la pelea estelar del 300 Sparta 25. (Foto: Alonso Chero/MMA.pe)
494vistas

A los 21 años, Sergio ‘Cachorro’ Giglio ha ganado 11 peleas profesionales de MMA –seis de ellas por sumisión– y no ha sufrido derrotas. La posibilidad de perder el invicto algún día, afirma, no le quita el sueño: si pierde en una verdadera guerra, lo aceptaría sin problemas.

Ahora Giglio, integrante del equipo ‘Los Perros Sarnosos’, se prepara para enfrentar al brasileño Antonio ‘Muita Luz’ Galvao en el combate estelar del 300 Sparta 25.

Durante los últimos meses, el ‘Cachorro’ ha recibido ofertas de algunas compañías del extranjero, recientemente incluso de Bellator, pero tiene un objetivo claro: convertirse en el próximo peruano en UFC.

– ¿Qué sentiste al saber que UFC te tuvo en cuenta para estar en un TUF de invictos?
Me emocioné bastante, sé que no fui el único peruano convocado, también otro de mis compañeros [Daniel Marcos], lo cual habla del trabajo de mi equipo más que del mío. Que la organización de MMA más importante del mundo me tenga en cuenta para un casting tan importante me motivó a seguir adelante.

– Lamentablemente, tu visa no estuvo a tiempo para el casting y quedaste fuera, ¿te afectó esa situación?
Cuando supe que no podría ir, sí me entristeció un poco. Pero sé que vienen cosas mejores, sé que la organización me tiene en cuenta, ya saben quién soy y quizá pueda ir a una pelea directa. Igual, yo sigo peleando, este mes tengo una pelea en el 300 Sparta. Pase lo que pase, voy a seguir peleando.

– Después del llamado para el TUF, ¿has recibido más invitaciones? Tu profesor, Héctor Iberico, me comentó que hace poco te llamaron para una pelea en Bellator…
Hemos recibido invitaciones de diferentes empresas en el extranjero, pero sabemos que la meta es llegar a UFC. Espero que este año se pueda concretar y el Perú tenga otro representante ahí.

– Para cerrar ese tema. Si bien es cierto que no pudiste viajar al TUF, ya cuentas con una visa a los Estados Unidos, ¿hay planes de hacer un campamento en ese país?
La idea es esa, antes de fin de año hacer un campamento de dos o tres meses en Estados Unidos. Ir allá y foguearme un poco, venir y seguir peleando. Claro que si allá puedo ser llamado, me gustaría pelear allá también. La idea es aprovechar esa visa.

– En este momento, ¿te dedicas a alguna otra actividad además de las artes marciales?
Yo vivo de las arte marciales. Peleo y vivo de lo que me pagan por pelear. Obviamente, si peleas en un plazo no tan corto, no es tan lucrativo. Pero también me dedico a ser instructor, con eso también sustento un poco mis gastos de vida.

– Precisamente el año pasado no peleaste tanto. Tu último combate fue en junio…
Tenía planeado pelear en setiembre, pero sufrí una lesión fuerte en el pie izquierdo en un sparring cuando faltaban 10 días para la pelea.

– ¿Desde cuándo has vuelto a entrenar?
Ya son tres meses desde que volví a entrenar de lleno.

– Tienes un hermano, Juan, que también ha competido como amateur. ¿Te gustaría que él se dedique a pelear?
Sé que esta es una vida difícil, porque yo lo vivo. Y él también lo ve así, porque ha peleado y sabe cómo es esto. Me gustaría que pelee, sí. Si él quiere pelear, yo lo voy a apoyar. Y si quiere hacer otras cosas, también lo voy a apoyar.

– Cuando no estás entrenando o dando clases en la escuela, ¿hay alguna actividad que hagas para relajarte o divertirte?
Me gusta estar en moto. Cuando puedo perder el tiempo, me gusta dar una vuelta, pasear con mis amigos, rutear un poco.

– El hecho de conservar el invicto por más de cuatro años, ¿representa una presión extra para ti en cada combate?
Puedo sentir a veces un poco de presión, pero eso se refleja con nuestro trabajo. No me importaría perder mi invicto si es una guerra, si es en una pelea en la que di mi 100%. Sí me molestaría perder por no haber dado mi 100%, me molestaría conmigo mismo. Pero si pierdo con alguien mejor, lo aceptaría.

– ¿Qué rol cumple el profesor Héctor en tu carrera?
Para mí y muchos de mis compañeros, él tiene dos roles: un padre y un entrenador a la vez. Él nos ha formado y enseñado sobre todo, la vida y las peleas. Él forma buenos peleadores y buenas personas, siempre humildes.

– ¿Qué meta te has trazado como peleador profesional?
Seguir preparándome y ser mejor que yo mismo cada día. Sé que ser el mejor no es imposible, pero hay peleadores extraordinarios en todas partes del mundo. En cada rincón del planeta aparece un peleador mejor. Por eso, lo importante es ser mejor que yo cada día. Mi meta es mejorar siempre, estar un paso delante de mí mismo y vivir la vida del artista marcial.

– Se ha comentado mucho que en peso gallo (61 kg) serías un peleador mucho más imponente, ¿está en tus planes bajar a esa división?
En el 2016 tuve una oferta para pelear en los 61 kg contra Abel Herrera y comencé a bajar el peso. Y ya estaba cerca, me sentía bien viviendo a 4 kg del peso, pero lamentablemente se canceló el evento. Ahí quedó la idea [de bajar], pero siempre hemos pensado con mi profesor en pelear en 61 kg.

– Entonces, ¿sí está en tus planes?
Es un plan a mediano plazo, quizá después de esta pelea pueda comenzar a pelear en los 61 kg. Siempre me muevo entre 72 kg o 73 kg, por eso siento que si camino en menos peso puedo llegar.

– Ahora enfrentas a un rival brasileño y me comentas que sales de una lesión. ¿Cuándo comenzaste el campamento para el combate?
Un campamento dura dos meses normalmente, pero si tienes suerte y hay un aviso previo, puede ser de tres meses. En este caso, he tenido un mes y medio para prepararme. De todos modos, siempre estoy en la escuela y presto para pelear. El profesor me avisó que había pelea y listo, no hay peros.

– De lo que has podido estudiar de él, ¿hay algo que te preocupe?
He visto que es un peleador experimentado, con un estilo que se parece mucho al mío. Él es un peleador completo: puede pelear arriba, patea, tiene también su luta livre. Pero yo sigo entrenando lo mío, mi estilo ‘sarnoso’.

– ¿El área de preparación física también la haces en la ‘perrera’?
Toda mi preparación la lleva mi entrenador. Hacemos circuitos de combate, que son parecidos al entrenamiento funcional, pero a eso le sumamos técnicas de pelea. Nosotros estamos acostumbrados a hacer ejercicios mientras vamos golpeando y recibiendo golpes.

– No eres alguien muy activo en las redes sociales, ¿no?
Nunca me ha gustado andar posteando, no es mi estilo. Así es como he sido formado, un poco más de perfil bajo.

– Alguna vez he leído críticas a tu trabajo, ¿cómo tomas esas cosas?
Lo tomo como de quien viene. Si alguien viene y me lo dice en mi cara, si es una crítica constructiva, lo agradeceré siempre. Pero si hablan a mis espaldas, no hago caso. Yo sigo hacia adelante.

Leave a Response